Alejandra Azcárate / Tocar fondo con dignidad

Alejandra Azcárate

Alejandra Azcárate

A nadie le gusta perder la pareja. No solo porque aceptarlo cuesta, sino porque los seres humanos tenemos la inevitable tendencia a desear con mayor ahínco las cosas y los seres cuando empiezan a formar parte del pasado. Perder genera frustración, angustia, impotencia y, sobre todo, cuestionamientos. Surge una cantidad de preguntas autoflagelantes que logran poner a tambalear hasta nuestras más arraigadas virtudes.

No existe una sensación más dolorosa que sentir la pérdida de alguien que amamos. Y no me refiero a la muerte, porque en ese caso la resignación es obligatoria. Sino a la lejanía o abandono de ese que tanto queremos. Terminar una relación, por superficial que sea, genera vacío. Algunas veces satisfactorio con sabor a liberación, pero en la mayoría de los casos con color a tristeza.
Si siente que todavía quiere y puede recuperar a esa persona, por favor tenga en cuenta los siguientes puntos o, en su defecto, haga caso omiso de ellos. 

  1. Sea consciente de la realidad No permita que sus deseos por recuperar lo perdido le hagan desaparecer la objetividad. El corazón en el fondo sabe cuándo vale la pena o no luchar.
  2. No se comprometa con lo que no va a cumplir Uno, con tal de una nueva oportunidad, jura por lo más sagrado que va a hacer cosas que de antemano sabe que jamás realizará. Evítese un engaño más doloroso que a corto plazo será con usted misma.
  3. Ofrezca disculpas con control Es justo y necesario aceptar las faltas pero no se sobreactúe por desesperación. Pedir perdón, en exceso, resulta repelente. La humildad y el orgullo tienen su justa medida. Además, entienda que usted está pidiendo una oportunidad, no una absolución.
  4. Evite la metamorfosis Controle sus nervios porque de lo contrario le resultará inevitable impedir que salga la loca desquiciada que hay en usted. Por favor, no haga llamadas a la madrugada en estado de embriaguez, no cuente públicamente sus intimidades, no se vaya con sus amigas a perseguir al tipo, no le caiga de sorpresa a hacerle una escena de Pimpinela y mucho menos busque un brujo.
  5. Maneje la culpa La culpabilidad es tan reflexiva como peligrosa. Una relación nunca se destruye unilateralmente, un contrato, sí. Por lo tanto, no sume más dolor al que ya existe. Asuma lo que le corresponde y no le cuelgue más dijes a su cadena.
  6. Si todo lo anterior falla, opte por tocar fondo Llámelo con insistencia, si no le contesta déjele en variados tonos mensajes suplicantes, llórele a su suegra, desprestígielo ante los amigos, secuéstrele al perro y cierre el episodio con una tarjeta de Piolín. Si no vuelve, le garantizo que en la vida lo volverá a ver.
Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Trackbacks / Pingbacks

  1. Alejandra Azcárate / Tocar fondo con dignidad - febrero 25, PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: