Que me hagan saber si los rituales funcionan / Alejandra Azcárate

Alejandra Azcárate

Alejandra Azcárate

Otros, por el contrario, prefieren no repetir la logística del 24 y optan por viajar solos, en pareja o con amigos para darle la bienvenida a ese nuevo capítulo en el calendario.  Aunque yo no creo en este tipo de cosas, aquí les presento ciertos agüeros para que elijan y practiquen con libertad. La única condición es que me hagan saber si funcionan. Así diga que no me convencen estas extrañas prácticas, uno nunca sabe.


¿Mitos o verdades? Aquí están: 

  • Usar ropa interior amarilla al revés y después de las 12 de la noche enderezarla. Según dicen, esto atraerá el amor. ¿Por qué? No tengo ni la menor idea. Yo jamás podría amar a nadie que se pusiera una narizona y menos de ese color.
  • Tener lista una maleta para salir corriendo con ella a las 12 de la noche y dar la vuelta a la manzana. Al parecer, esto hará que en el año venidero abunden los viajes. Lo que no establece el ritual es cuáles deben ser las características de la valija o qué tan largo debe ser el recorrido que se realice con ella. Porque si lo que uno va a atraer son paseos de balneario a veredas aledañas con zancudos XL, mejor ni sacarla.
  • Comerse 12 uvas a las 12 de la noche en punto. Cada una simboliza un mes del año y por cada fruta ingerida se debe pedir un deseo. Recomendación: tener anotada la lista de lo que se va a solicitar para no demorarse hasta el primero de enero haciendo la vuelta y con dolor de estómago.
  • Llenarse a la media noche los bolsillos de billetes. En lo posible, que sean de cincuenta mil pesos o en su defecto, dólares o euros para garantizar que la abundancia la acompañe. Aquí lo grave es si en principio no se tienen, porque si se planea llenarlos de monedas, es mejor abstenerse. Mejor hacerlo con lentejas y que por lo menos en el 2013 no falte la comida.
  • Para saber cómo estará la situación económica el próximo año, poner debajo de la cama tres papas sabaneras. Una pelada, otra semipelada y otra con cáscara. Sacar una de ellas el primero de enero. La simbología y el significado son obvios. Claro que si se saca mugre, favor no preguntarme.
  • En una copa de champaña poner las joyas más preciadas y luego servir el licor. Tomar uno o dos sorbos con la absoluta convicción de que así se cubrirán de lujos. Por favor, si las únicas gemas son tres cadenas de oro golfy, un anillo de circón y unos aretes de vitral, hacer caso omiso de este ritual. Es preferible que de esas no lleguen más.
  • Si lo que se desea es cambiar de trabajo, poner dentro de un par de zapatos tres hojas de laurel y pasada la media noche retírar y quemar. Si se nota que la pecueca generada por la hierba es violenta, incinerar los zapatos de una vez.
  • Con el fin de saber si la fortuna las acompañará el próximo año, pongan un huevo en un vaso transparente lleno de agua. Colóquenlo debajo de la cama hasta las 12 de la noche del día siguiente. Interpreten la figura. Si el vaso tiene muchas burbujas, así mismo será el dinero, si se queda en el fondo del vaso, estarán en la inmunda y si flota en la mitad, retirarlo y fritarlo para el desayuno.

Lo único cierto es que este año llegó a su final y cada quien cree en lo que quiere. Yo de lo único que tengo certeza absoluta es que, con o sin rituales, cuando uno es un buen ser humano y actúa de manera correcta, los resultados siempre se verán.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: