Tiempo compartido por Alejandra Azcárate

mach

Por lo general, el lugar elegido suele ser una linda playa de nuestro país. No olvidemos que colombiano que se respete asocia las vacaciones con el mar, definiendo de manera generalizada la ubicación geográfica como: Costa.

El paseo a la Costa es una linda aventura que comienza con la llegada al hotel tipo resort. En el lobby, una señorita con actitud de líder positiva recibe a los huéspedes asignándoles su respectiva cabaña, haciéndoles firmar una tiquetera, poniéndoles en la muñeca una manilla fluorescente para el acceso al bufé y las zonas húmedas, brindándoles un exótico coctel de licor cremoso con jugo cítrico y recitando los horarios de las múltiples actividades en el consorcio vacacional.

Enseguida viene la repartición de las camas y la pelea por el segundo piso del camarote mientras la mamá alista la pava, el pareo, la chancla con margarita de plástico y el denso protector solar con efecto mimo. El papá entre tanto se pone sus buenas bermudas y se cuelga la toalla al hombro. La hija adolescente por lo general mira a sus padres con vergüenza porque le parecen unos lobos y a lo único que aspira es a no encontrarse a nadie de su colegio. Por el contrario, el hijo menor, orgulloso de sus progenitores, alista el frisbee, el balde, la pelota de velcro y los tapones para los oídos. La abuela, curtida por la experiencia repetida, se aísla con su ropa interior debajo del vestido de baño y espera con calma.

El resort de tiempo compartido se caracteriza por ofrecer variadas dinámicas de grupo entre las cuales están: El karaoke en un kiosko, los aeróbicos playeros, la montada en banano inflable, el masaje con aceite de coco y el diseño capilar con chaquiras. El menú suele ser bastante particular, porque se ajusta a sus variados públicos. Por un lado, bisque de langosta, ceviche de camarones, arroz a la marinera, patacones, posta negra y pargo frito. Pero por el otro, espagueti con salsa de tomate, perro caliente, arroz con pollo, changua y consomé.
Lo más curioso es que pese a todas las comodidades que allí se encuentran, la palabra que más se oye a lo largo del paseo es: Adicional.

¿Las careta para que el niño persiga pescados? Es adicional. ¿El manicure con diseño de tribales para la mamá? Es adicional. ¿La cerveza de barril sin espuma para el papá? Es adicional. ¿El retoque de extensiones para la púber? Es adicional. ¿Y el salpicón tibio que es todo lo que la abuelita ha soñado tomar? También es adicional. Es decir, lo que supuestamente en un principio parece ser un plan económico y beneficioso, termina convirtiéndose en un gasto incrementado por cientos de arandelas que sin darse cuenta se van pagando por inercia. ¿Recuerdan la tiquetera que mencioné al inicio y que es entregada por la carismática señorita que atiende en el lobby? Ese justamente es el pasaporte al infierno porque cada integrante de la familia firma vales por doquier y los reparte a diestra y siniestra sin medir las consecuencias.

El último día después de haber pasado felices, la familia ya exhausta se aglomera en el salón de entrada del hotel junto con otras decenas de familias que desean partir. Todas con ansiedad esperan el famoso check out.

Gente llena de ronchas haciéndose cruces con la uña, papás insolados y momificados a punta de leche de magnesia, mamás roncas por los constantes cambios de clima debidos al aire acondicionado, muchachos deprimidos porque su celular inteligente se les mojó en la piscina de olas y numerosos niños con otitis haciendo un coro de lamentos.

Al ver la bendita cuenta, el infarto es colectivo. Contra toda voluntad y saliéndose de los lineamientos del presupuesto, el pago se realiza acompañado de la única promesa que quizás sea cumplida en la vida: Jamás regresar.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: