Archivo | Belleza Alejandra Azcarate RSS for this section

Aprovecha la cáscara de naranja

Montaje Catalina gomez

La naranja, cuyo origen lingüístico que proviene del tamil narandam, es uno de los frutos con mayor consumo en el mundo. Gracias a sus propiedades químicas, se recomienda implementarlo en la dieta cotidiana para reforzar el sistema inmunológico, ya que cuenta con efectos antioxidantes, antiinflamatorios, antitumoral y anticancerígeno.

Al consumir la pulpa de la naranja dejamos a un lado su cáscara, perdiendo así la oportunidad de aprovechar sus beneficios. Existe una amplia gama de alternativas para reutilizar este deshecho natural, no obstante es indispensable que, antes de dejar fluir la imaginación, sepamos cómo lavarla adecuadamente para eliminar los restos de pesticidas nocivos: basta con sumergir la cáscara en una mezcla de agua tibia, bicarbonato de sodio y vinagre; después de que haya hervido el agua, enjuaga bien la cáscara, masajeándola bajo el chorro de agua.

Conoce algunos métodos creativos para gozar de los beneficios de la cáscara de la naranja:

– Como una infusión para la tos. Este remedio clásico ayuda a liberar la mucosidad y las flemas durante esos días incómodos de congestión nasal. Prepáralo en la noche antes de dormir, con un vaso de agua y una cáscara de naranja. Coloca agua a hervir, y cuando se rompa en hervor, agrega la cáscara, reduciendo el fuego a la mínima potencia. Deja que se la mezcla hierva durante diez minutos más, sírvelo en una taza y listo.

– Como limpiador de acero inoxidable. Después de haber quitado y limpiado los restos de suciedad de la superficie que queremos lustrar, entonces frota enérgicamente con la parte externa de la cáscara. Este procedimiento no sólo le dará brillo, sino también quitará los malos olores (en especial si se trata del fregadero de la cocina).

– Como limpiador multiuso y quitamanchas. En caso que quieras limpiar el hogar con productos libres de químicos tóxicos, esta es una alternativa natural para la higiene en los rincones de la casa. En un frasco de vidrio limpio, coloca las cáscaras de naranja, bicarbonato de sodio y vinagre blanco o de manzana. Cuando el frasco esté lleno, deja reposar la mezcla durante diez días, luego traspásala a un atomizador y listo.

– Como antiapelmazante de azúcar. El azúcar mascabada o morena tiende a apelmazarse después de algunos días. Para evitarlo, puedes añadir al montón, un par de cáscaras de naranja.

– Como desodorante de zapatos. Este puede ser un remedio a las personas que sufren de pies olorosos, y basta con colocar durante la noche unas cáscaras de naranja dentro de los zapatos y listo. Las cáscaras son buenas absorbentes de malos olores. Sólo recuerda cambiarlas constantemente, ya que cuando se secan ya no cuentan con la misma eficacia.

Los alimentos se pueden conservar frescos por más tiempo con estos sencillos tips

Catalina gomez

No hay nada peor que querer comer un poco de fruta y ver que ya tiene moho. Por otro lado, es alarmante ver cuánta comida se desperdicia en la actualidad. Al dejar que la comida se eche a perder no solo estamos tirando dinero, también estamos desperdiciando el largo proceso que requiere llevar alimentos de la tierra de cultivo hasta nuestras mesas.

Ahora te compartimos algunos sencillos tips para que tus alimentos duren más:

  1. Para conservar la frescura de los frutos rojos utiliza un poco de vinagre. Cuando recién hayas comprado tus bayas, en vez de meterlas al refrigerador disuelve una parte de vinagre blanco en 10 partes de agua y sumerge la fruta en la solución. Déjala reposar unos 5 minutos, enjuaga, seca y mete en el refrigerador.
  2. Voltea la crema y el queso cottage antes de guardarlo en tu frigorífico. Según Yahoo! Shine, esto crea una especie de vacío que no permite la existencia de bacteria.
  3. Si te gusta cocinar con hierbas de olor frescas, trátalas como si fueran flores. En vez de guardar tu albaca, tomillo, perejil, etc., en una bolsa de plástico en el refrigerador, ponlas en un vaso de agua y déjalas en un lugar fresco. Si cambias el agua cada 2 o 3 días, tus hierbas pueden durar semanas.
  4. Baja la temperatura de tu refrigerador. En vez de tenerlo a 38°C procura tenerlo a 36°C o 37°C. Si bajas más la temperatura se formarán cristales en algunos alimentos y bebidas.
  5. Haz tus propias conservas frutales. Puedes preparar una mermelada de los frutos más maduros que tengas o preparar un jarabe frutal.

Para el jarabe frutal necesitarás 2 tazas de fruta por cada medio litro de vinagre, y por cada taza y media de azúcar (esto último depende de ti, entonces agrega cuanta azúcar desees).

Método de preparación:

  1. Esteriliza tu contenedor: Lava tu frasco en agua caliente con jabón y enjuaga muy bien. Hierve tu frasco y su tapa en una olla por diez minutos.
  2. Agrega la fruta: Saca el frasco con mucho cuidado (utiliza pinzas o guantes para no quemarte. Introduce la fruta, esta puede estar cortada en trocitos o un poco machacada. Las mejores frutas para este tipo de jarabe son los frutos rojos, pero cualquier fruta en temporada funciona.
  3. Agrega el vinagre: Cualquier tipo de vinagre funciona: el vinagre blanco tiene un sabor fuerte, el vinagre de manzana tiene un sabor más suave y afrutado, y los vinagres de vino tienden a tener un sabor mucho más delicado. El vinagre balsámico funciona extraordinariamente bien con cerezas y fresas.
  4. Déjalo reposar: una vez que el frasco se haya enfriado, guárdalo en un lugar frío y fresco como el refrigerador o una alacena. Debe reposar un mínimo de 24 horas y un máximo de 4 semanas.
  5. Cuélalo: hazlo pasar varias veces por un filtro de café, para cuando el vinagre ya no tenga residuos de la fruta. La fruta la puedes emplear en un chutney.
  6. Agrega azúcar: Coloca el vinagre y el azúcar en una olla. Calienta hasta que hierva y mezcla hasta que el azúcar se haya disuelto. Vuelve a colocar en frasco (debe estar esterilizado).
  7. Refrigera: Guarda el jarabe en el refrigerador, si está bien sellado puede guardarse hasta por seis meses.
  8. Utiliza: puedes mezclar una cucharada sopera con agua mineral para crear una bebida refrescante y natural, o puedes añadirla a cócteles o aderezos.

Ensalada de pasta, una opción light a la hora de sentarse en la mesa

Receta-de-ensalada-waldorf-3

Esta ensalada se supone que es light por las cantidades y los ingredientes. Traté de preparar algo fresquito, rápido y sabroso sin caer en las grasas. Ustedes me dirán si les parece sana. Yo estoy contenta con el resultado. Nunca había hecho la ensalada así. Debido a la necesidad de los cambios alimenticios y las pocas ganas de comer plato de cuchillo y tenedor, decidí combinar diversas ideas usadas en otras recetas y aquí está el resultado.

INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS: 100 gramos de pasta al gusto, yo usé espirales, 350 ml de agua, 100 gramos de zanahorias en cuadraditos pequeños, 100 gramos de calabacín cortados igual, 1/2 cebolla muy bien picadita, 1 hoja de laurel, 2 lonchas de queso (de oveja, en mi caso), 75 gramos de jamón serrano en tacos, 1 lata pequeña de piña al natural y troceada, crema balsámica, yogur de soja, salsa de soja (la oscura), orégano, aceite y sal.

ELABORACIÓN: Mientras cocemos en un recipiente con 350 ml de agua, sal, laurel y aceite, la pasta según el tiempo indicado en el paquete (se puede hacer igual en thermomix), prepararemos las verduras. Poner un recipiente al fuego con aceite, incorporar la cebolla bien picada y dorar. A continuación, la zanahoria en cuadraditos pequeños y unos 6-8 minutos después, el calabacín. Sazonar al gusto, en esta ocasión, sal, ajo en polvo y orégano. Transcurridos unos 8 minutos más apartamos las verduras y reservamos. La pasta, una vez transcurrido su tiempo, comprobamos que está al dente y para cortar la cocción, chorro de agua fría pero rápido. Mientras tanto, cortar el queso y mezclar en un bol con la piña y el jamón serrano. Tras enfriarse todo, lo mezclamos.

Preparar una salsa de yogur para aderezar la ensalada. En esta ocasión cogemos un yogur de soja, orégano, salsa de soja, crema balsámica y a mezclar.

Y así obtenemos este rico, sano plato light, con una rica salsa que tiene muy pocas calorías. 

El limón, fuente de salud y belleza natural. ¡Descubre sus propiedades!

limon

El limón posee numerosas propiedades y beneficios para mejorar nuestra salud y es considerado un remedio natural ancestral.

Propiedades beneficiosas para la salud:

-Posee efectos antioxidantes debido a su elevado contenido en vitamina C.

-Es muy útil para los catarros y para el alivio de los dolores de cabeza.

-Es un excelente hipotensor y antihemorrágico.

-Reduce considerablemente el colesterol y depura el organismo.

-Regula el metabolismo de las grasas produciendo su disolución.

-Contribuye a la mejora de la diabetes mellitus.

Con respecto a la belleza, el limón es esencial en numerosos tratamientos para el cuidado de nuestra piel y nuestro cabello.

Propiedades beneficiosas para la belleza:

-Proporciona brillo a nuestro cabello, lo purifica y elimina la caspa – Añadiendo zumo de limón diluido al último aclarado.

-Borra manchas cutáneas – Diluido en agua aplicar con un algodón en la zona afectada antes de acostarte, evitar el sol.

-Combate el acné y regula la piel grasa – Aplicar el zumo del limón diluido en agua como tónico astringente.

-Se puede utilizar cómo desodorante natural ya que neutraliza los malos olores corporales.

-El jugo de limón mezclado con azúcar constituye un exfoliante facial y corporal.

-En forma de aceite esencial, usando 3 gotas disueltas en aceite de almendras, trata las varices.

No es necesario gastar una millonada en caros y exclusivos tratamientos de belleza.

En la naturaleza tenemos el poder de mejorar nuestra salud y potenciar nuestra belleza.

Consejos para tener un rostro perfecto

catalina gomez

Hay muchas recetas naturales que nos ayudarán a tener la piel de tu rostro más limpia y fresca.

Por ejemplo, podemos mojar un algodón en una cucharada de leche y frotarlo por el rostro suavemente y con movimientos circulares, dejando actuar la leche durante 15 minutos y finalmente lavándola con agua fría.

Otra opción es cortar dos o tres rodajas gruesas de pepino y frotarlas por todo el rostro. Dejar actuar 15 minutos y lavar. También podemos hacer este truco pero con cáscara de limón, pero ten cuidado de no exponerte al sol luego de haber utilizado este tratamiento, pues podrías manchar tu piel. Y si tenemos la piel grasa podemos seguir el mismo procedimiento pero con unas rodajas de manzana. Estas absorberán la grasa de nuestra piel y cerrarán poco a poco los poros.

La exfoliación de la piel es otro paso fundamental para tener un rostro limpio y fresco: mezclaremos agua con un poco de harina de avena o azúcar, y con movimientos circulares e insistentes pasaremos la mezcla por todo el rostro; inmediatamente después enjuagaremos. Luego de este ritual de belleza –que debe llevarse a cabo una vez por semana o cada 15 días– sentiremos la piel mucho más suave, ya que las células muertas han sido removidas por el exfoliante. Es conveniente que luego de una exfoliación frotemos con suavidad un cubo de hielo para obtener un refrescante efecto astringente, que cerrará los poros abiertos y evitará que entre suciedad en ellos.

Tomar tres tazas al día de té rojo mejorarán la apariencia de nuestro acné, ya que este té es un potente purificador de la sangre.

Por último, si esta noche quieres brillar, descorcha un champagne y con un algodón pasa un poco por tu cara. Obtendrás una piel con poros cerrados, gran cantidad de antioxidantes y un brillo especial.

Esperemos que estos consejos les hayan sido de utilidad y que tengan un rostro limpio y fresco cada día, que demuestre un buen estado de salud tanto física como mental. Porque, para mí, la piel es el verdadero espejo del alma.

No mas cabello con frizz – Alejandra Azcarate

Mascarillas-caseras-para-pelo-rizado

Cómo eliminar el frizz del cabello crespo con tratamientos naturales.

Si tu cabello es crespo con frizz y nunca luce como quisieras, existen muchos remedios naturales que te ayudarán a mantenerlo como a tí te gusta, con RECETAS CASERAS simples, que puedes preparar en pocos minutos, sin necesidad de moverte de tu casa.

Aprende los trucos y secretos para el cuidado de tu pelo crespo y para el tratamiento del frizz.
Plátanos para cabello crespo El cabello crespo puede ser la envidia de muchas personas que darían cualquier cosa por lucir tus rulos, sin embargo, hay días en que no tienes manera de que luzca como a tí te gusta, a causa del frizz. Es probable que ya hayas probado todos los acondicionadores y cremas para peinar que existen en el mercado, sin resolver el problema de frizz de tu PELO crespo, de forma definitiva.

Los tratamientos por calor, como las planchitas, no son a largo plazo una buena alternativa porque resecan mucho el pelo y el cabello seco está más expuesto a que se forme frizz. Los remedios naturales son la opción ideal para tu cabello crespo, ya que no sólo lo harán más manejable, sino que además lo nutrirán, preservando al mismo tiempo su salud y BELLEZA. Apunta esta receta, es muy simple y puedes repetirla, cuantas veces quieras, aunque será suficiente con un par de veces a la semana.

Remedio casero para el pelo crespo ingredientes:

plátano, 1

Preparación:

Pisa el plátano con un tenedor hasta que obtengas una papilla de consistencia cremosa.
Modo de aplicación:
Aplica sobre tu cabello crespo, cubriendo toda la superficie y masajeando para que se distribuya uniformemente.
Déjalo actuar durante media hora.
Lava tu cabello de la manera habitual, en lo posible, con un champú natural.
Tu cabello crespo quedará increíblemente suave y sin nada de frizz. También puedes consultar otros remedios caseros para el cabello y en especial, en la sección de trucos de belleza para el cabello, encontrarás 8 mascarillas antifrizz más, para probar en tu pelo crespo, además de un truco de seda para tus rulos.

Salud mental y sus cuidados – Alejandra Azcarate

salud_mental

Somos mucho más que un tratado de anatomía. Atender y mimar al corazón, la mente y el espíritu es importante para prevenir enfermedades y multiplicar el bienestar.

Mantener el estrés bajo control es uno de los puntos fundamentales para estar mejor. Tanto en el trabajo como en el hogar se multiplican los factores que ayudan a desequilibrarnos. Cómo empezar a cortar con el problema.

1) Aprende a detectar los síntomas del estrés. Aminorar sus efectos negativos es indispensable para un bienestar completo. Si tenés dolores de cabeza, de espalda, insomnio, apatía, pesadillas y cambios de humor, podés estar sufriendo de estrés. Consultá a un médico ya.

2) Alertas. Si tienes una úlcera, caída del cabello, sarpullidos, constipación, diarrea, anorgasmia o compulsión a comer, podría ser indicación de que el problema radica en tu mente antes que en su físico. Visita a un profesional.

3) Un buen estado físico ayuda a manejar niveles lógicos de estrés. Una dieta sana, menor consumo de alcohol, abandonar el cigarrillo, disminuir el café y hacer ejercicios también colaborarán con tu salud mental.

4) Escucha música. En casa, en el trabajo, en el colectivo. La música que prefieras. Puedes llegar un aparato reproductor portátil y poner así un agradable filtro entre los agresivos ruidos de la “civilización” y tu cerebro.

5) Programa tus recreos. Así como en el colegio cada 45 minutos nos daban permiso para salir a jugar, como adultos tenemos la misma necesidad. Interrumpí tus tareas, estírate, distráete. Rendirás más y mejor.

6) Tomate tu tiempo para comer. Engullir la comida a grandes bocados no es lo mejor para tu sistema digestivo; tampoco para tus niveles de estrés.

7) No sobredimensiones las malas noticias. Todo el mundo tiene problemas, sean afectivos o laborales. Y además, vivimos en una sociedad muy compleja. Si uno se engancha, dan ganas de irse a vivir a Marte. La realidad es seria, pero no terrible. Y también existen las buenas noticias.

8) Viejo proverbio chino. Repítelo: “Si el problema tiene solución, no tiene sentido preocuparse. Si el problema no tiene solución, tampoco tiene sentido preocuparse”. Te ayudará a encontrar más rápido una salida o te permitirá encarar el asunto desde otra perspectiva, sin pánico.

9) Concédete caprichos. Cada tanto, un masaje porque sí, un baño de inmersión, la compra de algo no planificado, una salida espontánea y otras variantes ayudan a relajar la mente. No se puede vivir siempre con la disciplina de un monje tibetano. Es estresante.

10) Respira. Ante situaciones de estrés, el cuerpo humano reacciona igual que lo hacía hace miles de años en presencia de un predador: lleva la sangre a los miembros inferiores y genera una respiración agitada y superficial. Si respiras profundamente ante un inconveniente, podrás analizarlo con más calma.

11) El cerebro no es un músculo, pero no está mal entrenarlo. Participa en juegos que te exijan pensar, lee, disfruta buen cine, anótate en un curso de algo que te guste. Un cerebro entrenado tarda más en mostrar signos de deterioro.

12) Establece prioridades. Una meta a lograr es trabajar con inteligencia, utilizando la tecnología, delegando responsabilidades, con un plan de tareas y de objetivos. Con prioridades claras nos preocuparemos más por lo que importa y menos por lo superfluo.

13) El entorno es muy importante. Si bien a veces no hay más remedio que trabajar ocho horas por día en una oficina sin ventanas, o el presupuesto alcanza sólo para un dos ambientes con vista al pozo de luz, siempre queda el recurso de poner una planta, pintar con colores claros, elegir un cuadro que invite a soñar.

14) Disfruta la naturaleza. Un paseo por la playa, un día de campo, una excursión al parque pueden hacer más por su salud mental que supuestas distracciones propias de las grandes ciudades, como ir al shopping, hacer cola para conseguir entradas a un evento multitudinario o tomar café tras café en un bar con el humo de los colectivos en la nariz.

15) Respeta tus horarios y programaciones vinculadas a tareas y compromisos, pero sé flexible si una eventualidad te impide cumplir con lo planeado. La rigidez extrema sólo ayudará a alterar tu equilibrio mental.